La conciencia ambiental de los vecinos de la localidad de El Volcán permitió salvar la vida de animales silvestres. En esta oportunidad se trata de cinco comadrejas que fueron trasladadas por la Policía Ambiental, al Centro de Conservación de Vida Silvestre, donde después de transitar el período de recuperación y rehabilitación fueron devueltas a su hábitat natural.

Cinco comadrejas volvieron a su hábitat natural luego de transitar su recuperación en el Centro de Conservación de Vida Silvestre

Una vez más la solidaridad y el compromiso ciudadano salvó la vida de animales silvestres que habitan en los ecosistemas puntanos. En esta ocasión, cinco comadrejas volvieron a vivir en libertad después de ser cuidadas durante dos meses y medio en el Centro de Conservación de Vida Silvestre (CCVS), ubicado en La Florida.

Los animales fueron rescatados, en el mes de noviembre del 2022 en la localidad de El Volcán, por vecinos que observaron que su madre estaba herida después de ser atropellada. Gracias al rápido accionar de los ciudadanos y el inmediato traslado a cargo de la Policía Ambiental, las comadrejas pudieron ser asistidas por el equipo veterinario y transitar el período de rehabilitación exitosamente.

“Las cinco comadrejas llegaron al Centro de Conservación pesando tan sólo 35 gramos, creemos que tenían 50 días de vida aproximadamente. Iniciamos un tratamiento de alimentación acorde a su especie, al principio con leche maternizada, y después con insectos y papilla. Una vez que alcanzaron el peso adecuado (entre 300 y 450 gramos) comenzaron el proceso de rehabilitación conductual para poder ser liberadas en su espacio natural”, expresó Andrea Gangone, veterinaria del Centro de Conservación de Vida Silvestre.

¿Qué características poseen las comadrejas?

Las comadrejas (Didelphis albiventris) son una especie de marsupial que habita ambientes muy variados, desde selvas subtropicales hasta zonas abiertas como sabanas y pastizales. En nuestra provincia, habita tanto en áreas rurales como urbanas.

Es una especie que se caracteriza por ser solitaria y crepuscular o nocturna, si bien es de hábitos principalmente terrestres, suele trepar con agilidad, ayudándose con la cola. También es una excelente nadadora. De día descansa en huecos de árboles, troncos caídos, o en madrigueras que ella misma elabora.

En cuanto a su alimentación, las comadrejas son ejemplares omnívoros, se alimentan con frutos, semillas, hojas, lombrices, insectos, arañas, moluscos y vertebrados de diferente tamaño, por esta razón cumplen un importante rol como controladora de plagas en los ecosistemas puntanos.

Nota y foto: Prensa Secretaría de Ambiente.