La Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de San Luis cumplirá un rol clave en la iniciativa de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable que tiene como objetivo reducir el consumo de energía en los edificios públicos provinciales y municipales de todo el territorio.

 

El decano Sergio Ribotta y el titular de la cartera ambiental Federico Javier Cacace firmaron un convenio para optimizar la capacitación en eficiencia energética de todos los municipios de la Provincia, mediante la implementación de medidas y nuevos hábitos de uso de la energía en la comunidad e inversiones en tecnologías más eficientes, sin afectar el confort y la calidad de vida de los habitantes.

 

“La idea es trabajar en conjunto con la UNSL en aportes formativos y profesionales ávidos por involucrarse. San Luis necesita mejorar sus índices energéticos. Es la única forma de aprovechar mejor la energía y traer alivio a las boletas de luz de elevados montos que llegan a los hogares de los usuarios. Además, el mal uso de la energía tiene un impacto negativo relevante sobre el ambiente y el ecosistema”, señaló el director de Recursos Energéticos, Nicolás Ramos.

 

Ambiente está relevando todas las ciudades y pueblos de San Luis para construir un diagnóstico sobre el consumo de energía en cada lugar, y posteriormente, brindar una capacitación que permita a los ciudadanos aprender distintos recursos para aplicar en los hogares.

 

La importancia de un plan de Eficiencia Energética

La eficiencia energética puede definirse como la optimización del consumo energético para alcanzar determinados niveles de confort y de servicio. Si una provincia cuenta con un nivel adecuado de eficiencia energética esto le permite, por ejemplo, aumentar la seguridad de que existirá un abastecimiento de energía suficiente para toda la población. En el caso de los hogares, se traduce en un ahorro en el pago de las facturas de los proveedores de energía.

Las mejoras sistémicas generadas a partir de la eficiencia energética impactan directamente en reducción de costos, incrementos de productividad, seguridad energética y reducción de gases contaminantes. Es por eso que el desarrollo de la eficiencia energética debe incorporarse como elemento inherente al desarrollo económico de nuestra provincia.

El desarrollo será en forma participativa con los principales actores sectoriales involucrados en su implementación, con el fin de construir un plan consensuado en términos de responsabilidad social y metas agregadas.

Su elaboración implica la caracterización de la situación actual y la identificación de la situación futura deseada a la cual se pretende llegar identificando las oportunidades de cada uno de los sectores, así como las barreras existentes para la implementación de medidas de eficiencia.