La Actividad Minera considerada históricamente como un obstáculo al momento de alcanzar las metas propuestas en materia de preservación del medioambiente y mitigación del fenómeno de cambio climático es hoy un aliado indiscutible e indispensable para poder alcanzar este objetivo. 

Basta sólo con considerar el papel protagónico que tienen el  litio, níquel, cobalto y cobre  que resultan fundamentales para la movilidad eléctrica; el aluminio, cobre y plata son necesarios para la construcción de paneles solares para la generación de energía; y las turbinas eólicas requieren de hierro, aluminio, cobre y zinc para su producción. 

Sin dejar de considerar este papel resulta necesario entender  que cualquier esquema de producción minero  debe ser proyectado y ejecutado con un visión integral teniendo  la premisa de garantizar el respeto y preservación  del Medio Ambiente como el recurso generacional que es. Desde el Área de Control Ambiental de la Actividad Minera este es el objetivo por el cual trabajamos cotidianamente.  

Las funciones del Responsable del Control de la Actividad Minera

  • Establecer protocolos y normativas para la gestión de residuos generados por actividades mineras, asegurando su manejo adecuado, la minimización de impactos ambientales y el manejo de los pasivos ambientales.
  • Recepcionar y aprobar los Informes Ambientales Mineros según Resolución 01/15.
  • Ser Autoridad de Aplicación del Título XIII Sección Segunda “De la Protección Ambiental para la Actividad Minera” Ley Nacional Nº 24.585 – modificatoria del Código de Minería ley 1919/85  y normativa complementaria, Ley Nº IX-0312-2004 “San Luis Zona No Nuclear” y Nº IX-0634-2008 “Preservación y restauración ambiental del sector minero” y de todas las normas específicas que estén referidas a su competencia.