Funcionarios que se desempeñan en diversos ministerios del Poder Ejecutivo provincial asistieron a la disertación que ofrecieron Bruno Rodríguez y Mercedes Pombo, integrantes de ‘Jóvenes por el Clima Argentina’. La capacitación continuará de manera virtual para todos los trabajadores. Próximamente será turno para el Poder Legislativo y el Judicial.

Con una disertación que dejó a la vista los problemas que padece el planeta a raí­z de los efectos del cambio climático, comenzó la capacitación en torno a la Ley Yolanda, que en la provincia tiene como autoridad de aplicación a la Secretaría de Ambiente. Esta es una norma nacional que fue impulsada por la senadora sanluiseña Eugenia Catalfamo y que tiene como objetivo garantizar la formación integral en ambiente de todas las personas que cumplen funciones y forman parte de los tres poderes del Estado.

Este miércoles la capacitación comenzó poco después de las 16:00 en el Salón Blanco, en Terrazas del Portezuelo, y los encargados de abrir las disertaciones y clases virtuales que todos tomarán fueron Bruno Rodríguez y Mercedes Pombo, integrantes de ‘Jóvenes por el Clima Argentina’, un movimiento social y político encabezado por juventudes del país que lucha por revertir los efectos de la crisis climática.

La capacitación se lleva adelante en el marco de la Ley Nacional Nº 27.592 conocida como “Ley Yolanda”, sancionada en noviembre de 2020, la cual tiene como objetivo garantizar la formación integral en ambiente, con perspectiva de desarrollo sostenible y con especial énfasis en cambio climático, para las personas que se desempeñan en la función pública en los tres poderes del Estado.

La Ley lleva el nombre de “Yolanda” en homenaje a Yolanda Ortiz quien fue la primera secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano de Argentina y de América Latina. La normativa ha sido impulsada por nuestra senadora nacional Eugenia Catalfamo en proyecto unificado con la senadora Gladys González (PRO).

En septiembre del 2021, el Gobierno de San Luis adhirió mediante Ley N° IX-1056-2021, incorporando de forma transversal a los lineamientos establecidos en la ley nacional el anclaje territorial; que permitirá abordar el impacto local de la crisis climática global y la perspectiva de género como muestra, una vez más, que en nuestra provincia la justicia social se logra con justicia ambiental.

Una formación con perspectiva de género

Abordar la formación integral en ambiente con perspectiva de género posiciona a la provincia como la primera que vincula en su adhesión la relación entre género y ambiente. Con esta acción, el Gobierno se anticipa a escenarios próximos que ya se están viviendo en distintas regiones del mundo.

La perspectiva de género permite visibilizar cómo los impactos climáticos adversos afectan más a las mujeres y a los grupos que, por la distribución de tareas de cuidados, por lo general se encuentran a su cargo: infancias y adultos mayores, acentuando las brechas y desigualdades de género. A su vez, brinda herramientas para el diseño y planificación de políticas públicas que promuevan un sistema sostenible y disminuyan la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres.

Es un honor poder participar en esta apertura de la implementación de la Ley Yolanda. Hablamos de distintas cuestiones relativas al calentamiento global, cambio climático y ambiente y también abordamos retos locales referidos a los desafíos en materia de mitigación al cambio climático. La educación ambiental es un pilar constitutivo para tener una sociedad concientizada que esté a la altura de las circunstancias históricas que impone el cambio climático. Y por eso creemos que esta Ley se enmarca en ese proceso virtuoso a nivel social y ambiental”, afirmó Rodríguez tras la charla que ofreció.

Por su parte, al terminar la charla, Mercedes Pombo opinó: “La Ley Yolanda es fundamental y se viene impulsando hace varios años. Es importante que las personas que hoy están en la función pública tengan formación en materia de cambio climático y en materia ambiental. Si bien la educación se piensa para los más jóvenes hoy la realidad es que son quienes muchas veces protagonizan los movimientos en contra del cambio climático en el mundo y en Argentina también con la juventud como sujeto emergente”, afirmó la joven.

La perspectiva de género es fundamental en la lucha por el cuidado del ambiente. Entendiendo que en estas luchas, en estas problemáticas socioambientales, se profundizan todas las desigualdades preexistentes. En ese sentido es clave la búsqueda de justicia ambiental, la toma de decisiones en políticas públicas. Esto también explica las desigualdades de género, entendiendo que las catástrofes generadas por el cambio climático implican más tareas de cuidado que hoy son tomadas por mujeres y producto de la feminización de la pobreza”, destacó Pombo.

“El cambio climático impacta de forma diferencial en el planeta. Pero los que más contribuyeron para esta problemática son los que más herramientas tienen para luchar contra él. Y a su vez, aquellos que menos aportaron para este gran problema hoy no tienen financiamiento para luchar contra esto”, agregó.

Nota, fotos y video: ANSL.