Miles de tapitas partieron rumbo al Garrahan gracias al compromiso solidario y ecológico de la comunidad sanluiseña. Las tapitas enviadas a la fundación fueron recolectadas durante el último semestre en las cuatro plantas regionales que el Ejecutivo provincial tiene operativas: “El Jote” en Carpintería, “Peuma” en La Toma, “La Jarilla” en Quines y la “Metropolitana” en Donovan.

En esta oportunidad, la cruzada solidaria contó con una nueva instancia, se sumó la donación del material recolectado en la campaña de Recolección de Residuos Electrónicos. La iniciativa impulsada durante el mes de octubre por el Ente Administrador de Plantas de Reciclado y Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), logró juntar más de 3.000 kilos de aparatos eléctricos y electrónicos en desuso (Monitores, teclados y CPU) de los edificios del Complejo Terrazas del Portezuelo.

De esta manera, los cuarenta bolsones enviados este martes a la Fundación Garrahan contenían 3.640 kilos de tapitas, 3.000 kilos de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs), y 600 kilos de plaquetas que se obtuvieron al desmembrar este tipo de residuos. Esta acción es de gran importancia para el cuidado del ambiente, ya que permite recuperar minerales y materiales, para evitar  la contaminación de los suelos y el agua, promoviendo de esta manera la minería urbana.

Características y objetivos de la campaña solidaria

Cada año la Fundación Garrahan recibe de diferentes puntos del país tapitas plásticas de gaseosas, aguas y jugos, picos, tubos y bases plásticas de sifones de soda descartables. Una vez que el material donado ingresa a la organización, es reciclado y transformado en distintos productos que luego se venden para generar recursos con los que se compran y reparan equipamientos, se capacita al equipo de salud, y se destina a mejorar la infraestructura del Hospital Garrahan.

 

Nota: Prensa Secretaría de Medio Ambiente.

Fotos: Archivo.