Es un refugio de flora y fauna nativa ubicado al lado del Arroyo El Palmar, en las Sierras Centrales de San Luis.

La variedad de la naturaleza hace que este lugar sea súper importante, tanto para cuidarla como para actividades escolares y profesionales, siendo un espacio de educación ambiental hace crecer la curiosidad e interés por la naturaleza, la geología y la cultura, entre otras cosas.

Como la reserva es también un refugio de flora y fauna nativa, allí se encuentra una palmera Caranday que es originaria de la región central de Argentina que declararon Monumento Natural de la Provincia de San Luis, así que es súper valiosa para la conservación.

Por otro lado, hay restos de antiguas comunidades indígenas, como piedras donde molían alimentos o hacían tinturas naturales.Y no podemos olvidarnos del majestuoso cóndor andino, que recorre las sierras de la provincia de San Luis y se puede observar entre las aves de la zona.

Además algunas de las organizaciones que se sumaron a la conservación de la reserva natural fueron: “Fundación Bioandina”, “Aves Argentinas”, “Red Argentina de reservas naturales privadas”, con el objetivo de colaborar con el uso sustentable de los valores naturales y culturales de la Argentina.

La reserva también desarrolla prácticas de reconocimiento de la flora nativa, determinando cuáles son las especies amenazadas que merecen de nuestro cuidado. La gran cantidad de focos de incendios que sucedieron en los últimos años en zonas aledañas a la reserva, nos llevó a realizar un plan de manejo del monte nativo, donde desarrollamos nuestras actividades de investigación y educación, siendo fundamental la labor colaborativa junto a biólogos y naturalistas con acciones preventivas para que las futuras generaciones puedan conocer acerca de este patrimonio cultural y ambiental.